Mala farma, por Ben Goldacre


mala-farma_9788449328435Ben Goldacre se ha erigido en los últimos años como una de las voces más respetables y autorizadas (además de rápida, prueba a ver si no alguno de sus vídeos en youtube) en su crítica de las malas prácticas que rodean el mundo de la ciencia en general, y el de la medicina en particular.

En su anterior libro, Mala ciencia, ya reseñado en este mismo blog, alabamos el estilo siempre puntilloso, exigente y al mismo tiempo no exento de ironía del que hacía gala Goldacre al criticar con igual dureza a charlatanes, periodistas, políticos, científicos y todos aquellos que intervienen en la cadena de errores que llevan a tomar decisiones erróneas y desinformadas. Partiendo de tan memorable precedente este segundo esfuerzo literario de Goldacre se antojaba un apetitoso manjar que llevarse a la boca. Sin embargo, el bocado se ha tornado amargo según avanzaba en la lectura y profundizaba en los repetitivos argumentos exhibidos a lo largo del libro para criticar el estado en el que se encuentra la industria farmacéutica y su relación con médicos y pacientes. Para colmo de males, de su característico humor, ni rastro.

Comentaba al comienzo que Goldacre se caracteriza por un estilo puntilloso y estricto, además de una endiablada rapidez en su exposición de las críticas a todos aquellos que demuestran malas prácticas entorno al mundo de la ciencia. Y sin embargo, en este libro Goldacre se pasa de frenada y cae en algunos de los defectos que tanto critica. Todo lo que en su anterior obra era objetividad y rigurosidad se vuelve fingida solidez, una poco creíble pose de constante e inmensa indignación, y no pocas dosis de hipérbole y drama.

pharmabigCon todo, hay que decir que la lectura de Mala farma es recomendable y su autor acierta a plantear algunos de los graves problemas que aquejan al negocio farmacéutico como seguimos entendiéndolo hoy en día, pese a los enormes esfuerzos que como bien relata Goldacre hace la propia industria por hacernos creer que pertenecen al pasado. Cada capítulo, además, concluye con una recopilación de propuestas que lanza el autor para intentar enmendar los problemas enumerados en esa sección. Son la repetición innecesaria de argumentos, el estirar las evidencias hasta generalizarlas como prácticas comunes y la constante pose de pretendida sorpresa y enfado lo que entorpecen el discurso de Goldacre y crean una sensación negativa del relato. Al mismo tiempo, estos excesos se complementan con carencias importantes, como pueden ser la falta de una mayor profundidad en la descripción de cómo se obtienen los nuevos fármacos y cuáles son las estrategias de I+D de las farmacéuticas, asunto en el que no escasean tampoco los motivos de alarma y preocupación, pero sobre los que Goldacre pasa de puntillas.

El libro comienza con el que es en la actualidad el caballo de batalla de Goldacre, esfuerzo al que dedica gran parte de su tiempo y lucha, la reivindicación de que todos los datos derivados de la experimentación clínica deben ser hechos públicos. Sin duda, es este un aspecto a mejorar en la práctica clínica de gran importancia como el autor se afana (hasta casi ponernos en contra de algo tan lógico) en argumentar no sólo en este capítulo inicial, si no a lo largo de todo el libro.

Le sigue un raquítico capítulo que pretende dar cuenta de dónde salen los nuevos medicamentos. Escaso, falto de información, incluso erróneo, como cuando alega que las plantas sean fuente principal de obtención de fármacos porque, a fin de cuentas, “compartimos con ellas gran parte de la estructura molecular” (!?).

A continuación el libro aborda la inquietante labor reguladora de los organismos que deberían velar por la integridad y pulcritud de las actividades de las farmacéuticas, unos organismos reguladores que en muchas ocasiones están permeados por la propia industria que deberían regular, y con una obsesión desmesurada por el secretismo.

De ahí se pasa a un capítulo en el que se critican los ensayos clínicos, un instrumento sin duda mejorable, por supuesto sujeto a abusos por la industria, de los cuales (una vez más) se nos recuerda lo importante que es disponer de todos los datos, pero acerca de los cuales no existe un elogio igualmente merecido y sobre el que se vierten en ocasiones acusaciones simplistas, como aquella de que se ensayan los candidatos a nuevos medicamentos en las primeras fases del desarrollo de fármacos en pacientes ideales. Una acusación tan particular como criticar que los ensayos con animales de laboratorio se realicen con cepas genéticamente puras en condiciones alejadas de la naturaleza.

El penúltimo capítulo es una defensa encomiable de la ampliación del sistema de ensayo del verdadero efecto de los fármacos a nuestra disposición dentro del mismo sistema de salud, implicando a los propios médicos de cabecera y a sus pacientes, con el objetivo de obtener datos fidedignos y reales de los medicamentos que manejamos de una manera eficaz y sencilla.

Ben GoldacreRemata el libro destapando las tácticas de marketing más o menos evidentes que las farmacéuticas emplean para “colocar” sus productos en buena posición en el libro de recetas de los médicos. Se relatan aquí tácticas abiertamente ilegales, algunas relativamente deshonestas, pero también en ocasiones se exagera en cierta medida. No todos los ámbitos de la vida pueden ser tan puros y alejados de la realidad económica y algunas actividades de apoyo de las compañías farmacéuticas a grupos de pacientes, al fomento de la investigación, a la formación y divulgación de descubrimientos médicos, etc, se benefician del soporte económico que la industria otorga y sin el cual se perjudicaría la medicina.

Para terminar y ofrecer una visión del tono general del libro que me parece criticable, citaré a continuación la descripción que Goldacre hace de algo tan complejo y en muchas ocasiones tan exitoso (aunque le pese al escritor) como es el descubrimiento de nuevos fármacos:

Es un camino nebuloso que suele resultar enigmático para médicos y pacientes, con trampas ocultas a cada paso, extraños incentivos y espeluznantes historias de abuso. De ahí salen los nuevos medicamentos.”

¿Conspiranoico? ¿Llamativo? ¿Exagerado? ¿Dónde queda la buena investigación, el esfuerzo de grandes científicos, el avance de la ciencia? No neguemos los errores, arrojemos luz sobre las malas prácticas, exijamos mejores ensayos, todos los datos, claridad en los conflictos de intereses, buena regulación; pero no caigamos en el exceso y la estridencia, porque corremos el riesgo de perjudicar una actividad tan importante y necesaria, partiendo de un loable deseo de mejora.

Mala farma. Cómo las empresas farmacéuticas engañan a los médicos y perjudican a los pacientes”. Por Ben Goldacre (Paidós Contextos). 384 páginas. ISBN: 978-84-493-2843-5. Traductor: Francisco Martín Arribas.

MalaFarma-SCQ

3 thoughts on “Mala farma, por Ben Goldacre

  1. Hola, manuel. Interesante tu comentario. Leeré el libro y ya te comentaré.
    Me gustaría que leyeras un artículo mio sobre mala farma en su faceta informativa (prospectos) y me dijeras tu opinión.
    ogID=8587339846371068497#editor/target=post;postID=5965459206944403138;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=22;src=postname

    Un saludo, Julián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s