Inicio > Actualidad, Tratamientos antienvejecimiento > ¿Terapias con células madre?

¿Terapias con células madre?


Todos hemos oído en los últimos años la gran promesa de nuevos y efectivos tratamientos terapéuticos basados en células madre que van a revolucionar la medicina y a acabar con todas nuestras enfermedades, hasta las más letales. De entre todas las terapias para las que las células madre se presentan como solución definitiva y más avanzada, la terapia del envejecimiento con células madre promete ser la verdadera fuente de la eterna juventud.

Células madre embrionarias de ratón

Si toda la investigación biomédica sobre las causas del envejecimiento no progresa hasta permitirnos desarrollar nuevas terapias que consigan frenar o revertir el proceso de envejecimiento, hacer repuestos es la solución. Como si de una máquina, un coche por ejemplo, se tratase, por mucho cuidado y buen trato que demos al motor, el desgaste producido por un continuado uso y por el paso del tiempo termina por estropear los componentes más delicados de la maquinaria. Si tuviésemos en nuestras manos el secreto para producir componentes de repuesto con los que sustituir las partes estropeadas, sin duda ganaríamos en calidad de vida, salud y, con ello, prolongaríamos muy sustancialmente nuestro periodo de vida.

Por el momento, esta posibilidad no deja de ser el argumento de novelas de ciencia ficción y de planteamientos teóricos sobre los que basar novedosas líneas de investigación ciertamente avanzadas, aunque aún en pañales.

Pero para algunos, con pocos escrúpulos y mucha ambición, la terapia celular de las enfermedades y del envejecimiento a base de células madre no es una promesa de futuro, si no una oportunidad de negocio basada en la venta de milagrosas pócimas, repletas de falsas esperanzas que vender a los más incautos, aún a costa de su salud.

Es sorprendentemente sencillo realizar una búsqueda en Google y encontrarse con clínicas que están ofreciendo tratamientos basados en células madre para cualquier enfermedad, también para el envejecimiento, y que anuncian efectos espectaculares, que de ningún modo están sustentados en nuestro entendimiento de la ciencia.

Por todo esto, el máximo organismo científico internacional sobre células madre, la Sociedad Internacional para la Investigación con Células Madre (ISSCR) ha decidido dar un paso hacia delante y crear una web con información básica en todo lo relacionado con el uso de las células madre para tratamientos terapéuticos.

www.CloserLookAtStemCells.org

La web es altamente recomendable por la cantidad y calidad de la información que ofrece. Está estructurada en los siguiente apartados, todos ellos fundamentales para entender las terapias basadas en células madre y además con un excelente tratamiento.

- Top 10 de las cosas que deberías saber sobre los tratamientos con células madre (resumidos aquí de manera libre por mi):

1.  Existen distintos tipos de células madre, cada una de ellas con una función distinta. Están las células madre embrionarias, que aparecen en las primeras etapas del desarrollo embrionario, y las células madre específicas de tejido o adultas, que aparecen más tarde en el desarrollo del feto y que permanecen en el organismo adulto. Estas células madre adultas tienen limitada su capacidad de generar células diferenciadas específicas para aquellos tejidos de los que forman parte.

Si una clínica ofrece tratamientos de partes del cuerpo con células que proceden de otra parte, desconfía.

2.  Un único tipo de tratamiento con células madre no funcionará en distintas enfermedades no relacionadas.

Por lo mismo que decíamos antes, un único tipo de célula madre no puede ser usado para enfermedades que tienen una base distinta y afectan a distintos tipos celulares. Cualquier tipo de célula madre no puede reemplazar cualquier tipo celular dañado. Teóricamente, eso sólo podría realizarse con células madre embrionarias, pero entonces necesitaríamos saber cómo dirigir esas células hacia la diferenciación a un tipo celular concreto, cosa que aún desconocemos. Además, las células madre embrionarias son altamente tumorales.

Si una clínica promete distintos tratamientos a partir de un único tipo celular, desconfía.

3.  Actualmente son MUY POCAS las terapias basadas en células madre aprobadas.

El número de enfermedades para las cuales existen terapias basadas en células madre es aún extremadamente reducido. Transplantes de células madre sanguíneas para el tratamiento de enfermedades sanguíneas e inmunes, o con el objetivo de restaurar el sistema sanguíneo tras tratamientos contra el cáncer; y algunas enfermedades y daños óseos, de la piel o de la córnea que pueden ser tratados con pequeños transplantes de tejidos que dependen de la actividad de células madre.

Si una clínica ofrece una multitud de tratamientos basados en células madre, desconfía.

4.  Sólo porque haya gente que diga que las células madre le ayudaron, no significa que realmente sea así.

La existencia del efecto placebo es bien conocida y puede fácilmente ocasionar efectos beneficiosos que pueden ser confundidos con los de la terapia. Puede haber otros tratamiento que acompañen al tratamiento con células madre que sean los responsables de alguna mejora percibida. Y finalmente, las enfermedades suelen variar el grado de severidad en los síntomas de manera que existan mejorías o deterioros en la condición del paciente que puedan confundirse con el efecto de la terapia. Estas fuentes de confusión justifican la existencia del ensayo clínico controlado para establecer sin ningún género de dudas y de manera imparcial la eficacia de un tratamiento.

Si una clínica se anuncia fundamentalmente a base de “testimonios” de pacientes, desconfía.

5.  Uno de los grandes motivos por los que lleva mucho tiempo desarrollar nuevas terapias es por la ciencia en sí misma es un proceso largo y difícil.

Por lo general, la ciencia es un proceso complejo y largo. Entender cuál es el origen de una enfermedad y cómo solucionarlo lleva su tiempo. Las nuevas teorías han de ser testadas en el laboratorio y, frecuentemente (cualquiera con experiencia en laboratorio te dirá que casi siempre) no funcionan. Incluso cuando la ciencia básica ha podido ser demostrada, trasladarlo a la práctica clínica es un proceso largo y difícil. Lo que funciona en una placa de cultivo no tiene por qué funcionar luego en un modelo animal experimental, y lo que funciona en animales de experimentación no tiene por qué funcionar cuando se prueba en humanos. Cuando se llegan a testar las nuevas terapias experimentales en humanos, lo primero es asegurarse de que la salud del paciente no se pone en riesgo, que las dosis son adecuadas, etc, primero en pequeños grupos y examinando todos los posibles efectos secundarios.

Si un tratamiento no ha sido cuidadosamente diseñado, bien estudiado y no ha seguido todos los ensayos preclínicos y clínicos, muy probablemente no tendrá el efecto deseado. Incluso peor aún, puede que agrave más aún la enfermedad o tener muy serios efectos secundarios.

Si una clínica ofrece terapias frente a enfermedades que hasta hace bien poco no eran perfectamente entendidas y no ofrece estudios previos extensos, desconfía.

6. Para poder ser usadas en terapias, las células madre deben ser instruidas para comportarse de maneras específicas.

Uno de los mayores obstáculos presentes en la investigación en terapias basadas en células madre es que desconocemos la manera en la que condicionar el comportamiento de dichas células para establecerse, diferenciarse y comportarse de la manera deseada. Los transplantes de médula ósea funcionan porque las células que introducimos deben realizar exactamente la función que saben hacer, más sangre. Pero si pretendemos realizar terapia con células madre en el cerebro, las células introducidas deberán localizarse en el sitio correcto, diferenciarse en el tipo celular apropiado y establecer el tipo de conexiones necesario para cumplir la función esperada. Nuestro entendimiento de cómo dirigir la diferenciación de las células madre a tipos celulares concretos, es aún muy pobre.

Si una clínica proclama que sus células madre terapéuticas sabrán qué hacer y cómo comportarse una vez insertadas en nuestro organismo, desconfía.

7. Sólo porque las células madre usadas en terapia provengan de nuestro propio organismo, eso no significa que sean seguras

Todo procedimiento médico conlleva unos riesgos. Incluso aunque te vendan que tus propias células no sufrirán rechazo por el sistema inmune propio porque no serán reconocidas como extrañas, esas células habrán sido obtenidas, crecidas, manipuladas y administradas utilizando procedimientos que pueden alterar aspectos fundamentales de las células. Si estas manipulaciones producen la pérdida de mecanismos de control del crecimiento propias de la célula (véase por ejemplo la descripción del proceso de senescencia celular en una entrada anterior de este mismo blog) pueden resultar en crecimientos tumorales. Si resultan contaminadas con patógenos durante su manipulación pueden resultar en el desarrollo de enfermedades infecciosas.

Si una clínica proclama la seguridad total de sus tratamientos con células madre por su uso de células derivadas del paciente, desconfía.

8.  Puede haber algo más que perder por intentar la terapia celular con células madre.

Muchas de las enfermedades que ciertas clínicas aseguran ser capaces de tratar de manera efectiva son incurables. Es fácil entender que la desesperación de mucha gente le lleve a pensar que no tienen nada que perder por probar la terapia con células madre, incluso aunque no haya sido demostrada. Sin embargo, las complicaciones a corto y largo plazo pueden ser impredecibles y resultar tremendamente perjudiciales, frente a beneficios más que dudosos. Estas terapias además resultan tremendamente caras, añadiendo con ello un problema económico a los pacientes y sus familias. Por último, someterse a estos tratamientos puede colocarte como no elegible en futuros tratamientos experimentales en ensayos clínicos.

9. Un tratamiento experimental en venta no es lo mismo que un ensayo clínico.

El hecho de que un procedimiento sea experimental no implica directamente que forme parte de un ensayo clínico. Un ensayo clínico tiene toda una serie de características definidas, se realiza bajo atenta supervisión, está rigurosamente planeado y regulado, y los pacientes tienen toda una serie de derechos. Además, el coste de un ensayo clínico recae sobre la institución que lo realiza o la administración pública de la que depende. Muchas más información sobre los ensayos clínicos puede ser consultada aquí.

Si una clínica ofrece tratamientos experimentales que no forman parte de ensayos clínicos aprobados por organismos competentes, desconfía.

10. La ciencia con células madre está constantemente avanzando.

La ciencia con células madre es extremadamente prometedora. Se han realizado enormes avances en el tratamiento de enfermedades del sistema sanguíneo por ejemplo. Una enorme cantidad de laboratorios a lo largo del mundo centran su actividad investigadora en descubrir nuevas propiedades de las células madre para entender mejor su biologíaa y usarlas en un futuro próximo para diagnosticar y tratar cada vez más enfermedades de manera efectiva. Existen varios ejemplos de nuevas terapias que están empezando ensayos clínicos o están a punto de hacerlo. El futuro de la terapia con células madre es optimista, pero aún no estamos en condiciones de explotar todo su potencial en la inmensa mayoría de los casos.

- Manual del paciente sobre terapias con células madre:

Todo lo que los pacientes y sus familiares interesados en una posible terapia con células madre pueden querer saber se encuentra en esta guía que la ISSCR ha preparado:

Patient handbook on stem cell therapies –. Disponible en inglés, alemán, francés e italiano, por desgracia aún no en español.

- Cómo la ciencia se convierte en medicina:

Explicación detallada del proceso de conversión del descubrimiento científico hasta la práctica clínica. Cómo se obtiene evidencia científica suficiente que avale una nueva terapia, cómo se traslada a la aplicación médica, cómo funcionan los ensayos clínicos y cómo se garantiza en todo momento la seguridad para el paciente.

- Las preguntas fundamentales que hacer a una clínica de células madre:

Preguntas sobre el tratamiento, la evidencia científica que lo avala, la seguridad, los derechos de los pacientes y el coste.

- Pregunta por una clínica:

Mientras el ISSCR elabora su lista de clínicas revisadas por los expertos, si tienes conocimiento de alguna clínica que anuncie tratamientos basados en células madre puedes enviar sus datos a través de la web para que los expertos de ISSCR revisen si reúne todas las garantías.

About these ads
  1. Santiago
    julio 2, 2010 en 11:57 pm

    Muy buen articulo, es difícil encontrar en internet articulos confiables sobre células madre, gracias por la traducción y adaptación del articulo en ingles.

  2. Diana Almeida
    agosto 21, 2010 en 3:28 am

    Gracias por estos aportes, es mu difisil para los paises con poca o ninguna experiencia en ensayos clinicos controlados regular adecuadamente los centros que ofrecen este tipo de terapias, sobre todo por la gran presion que ejercen las empresas que las ofertan,
    Es posible reproducir la guia? citando la fuente o
    se requiere algun permiso especial ?

  3. julieth katerin
    marzo 10, 2011 en 12:37 am

    eso no me gusta por que por lo menos a mi no me sirvio para nada aprendan a escribir o publicar lo que uno busca

    • marzo 10, 2011 en 9:07 am

      Siento Julieth no escribir sobre lo que usted busca, pero nunca dije que lo fuese a hacer. Está usted en un blog personal en el que el autor escribe lo que le parece. No tengo la más remota idea de qué andaba usted buscando, pero en esta entrada titulada “terapias con células madre” entre interrogantes, se habla de la realidad o no de la existencia de terapias con células madre y se advierte de la estafa que suponen los anuncios de supuestas clínicas que ofertan ese tipo de terapias. No creo que pueda argumentarse que se emplean títulos falsos en entradas que luego no responden a lo anunciado. Salvo, claro está, que usted quiera “creer” dichas terapias existen y le desagrade que aquí le desmontemos la idea.

  4. Rigoberto Jacinto Navarro
    mayo 19, 2011 en 9:07 pm

    Me parece muy buena alternativa sobre todo para mi que tengo insuficiencai renal cronica. Me gustaria saber de alguna clinica u hospital o entidad medica que ofrezca estas terapias. Gracias.

  1. junio 8, 2010 en 9:47 pm
  2. junio 8, 2010 en 10:41 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.180 seguidores

%d personas les gusta esto: